Durante el período de gestación de mi hijo, pensé que la legislación no se había parado a pensar en la mujer embaraza trabajadora, pero me llevé una grata sorpresa al comprobar que no era así, aunque todavía queda mucho por hacer, a lo largo de este post comentaré los beneficios que el legislativo tiene el detalle de tener con nosotras.

Para mí, el año 2014 comprendió parte de la época llamada “Baby boom”, cada vez que salía a la calle veía una mujer embarazada, pero es que también hubieron varias compañeras de trabajo que engendraron a sus hijos por esas fechas.

Por ello, comencé a fijarme en las distintas circunstancias durante este período gestacional-laboral y que me gustaría comentarte a continuación.

Cuando una mujer se queda embarazada, debe someterse a diversas pruebas médicas, para tener un control exhaustivo por su parte y la de los médicos, para ello tienes derecho al “tiempo indispensable para la realización de exámenes prenatales y técnicas de preparación al parto por las funcionarias embarazadas y, en los casos de adopción o acogimiento, o guarda con fines de adopción, para la asistencia a las preceptivas sesiones de información y preparación y para la realización de los preceptivos informes psicológicos y sociales previos a la declaración de idoneidad, que deban realizarse dentro de la jornada de trabajo.”. El texto anterior es el tenor literal del Art. 48.e) del Estatuto Básico del Empleado Público. No obstante, esto es de aplicación para toda empleada pública, sin distinción en su contratación, y en igualdad de condiciones que tus demás compañer@s.

¿Qué sucede cuando las condiciones laborales que envuelven tu puesto de trabajo pueden influir negativamente en la salud de tu bebe y/o de la tuya propia? Muchas mujeres piensan que no hay otra alternativa que aguantar hasta la fecha del parto o empezar a pedir vacaciones y días libres, para que así todo pase, pero en el fondo saben que conforme vaya avanzando el embarazo todo se vuelve más complicado y ellas más vulnerables a todo su entorno.

La legislación en este caso te ampara a ti y al feto, así como si has decidido hacer uso del período de lactancia natural, el Real Decreto 298/2009, de 6 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, en relación con la aplicación de medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud en el trabajo de la trabajadora embarazada, que haya dado a luz o en período de lactancia, podrás encontrar una lista de agentes, procedimientos y condiciones de trabajo que pueden ayudarte a ver tu situación con mucha más claridad.

Si tu puesto de trabajo reúne alguna de las condiciones previstas en la lista anterior (en la página del Ministerio de Empleo y Seguridad Social está la lista e información sobre “Prestación de Riesgo durante el embarazo“), en ningún momento te pueden obligar a continuar desarrollando esas funciones, del mismo modo, que tus superiores deberán velar por el cumplimiento de esta norma, por lo que, tienen la obligación de cambiarte de puesto de trabajo –siempre y cuando este cambio sea posible y viable a nivel técnico y humano-.

Cuando se produzca este cambio se tiene que respetar tus condiciones salariales, aunque la actividad profesional que vayas a desarrollar tenga asignada una retribución económica menor, no se modifica ni contrato, ni tu toma de posesión, te comunicarán / notificarán el cambio de puesto de trabajo circunstancial, éste deberá ser acorde con la cualificación y preparación profesional que realizabas en tu anterior puesto de trabajo.

Puede darse el caso, que dicho cambio no se pueda realizar, entonces pasarás a baja por riesgo durante el embarazo, cobrando el 100% de la base reguladora que tengas establecida en función de tu propia base de cotización.

¿A partir de qué semana de embarazo puedes solicitar la baja?

Es otra pregunta que se hacen muchas trabajadoras embarazas.
Según sea el “riesgo” así podrás solicitar la baja según en qué semana estés de embarazo.

  • Cuando la embarazada se agacha por debajo de la rodilla más de diez veces por hora o carga peso (+10kg) cuatro o más veces por turno: Semana 18
  • Cuando la embarazada pasa más de cuatro horas al día seguidas de pie: Semana 22
  • Cuando la embarazada carga peso (-5kg 4 o más veces por turno, 5 a 10kg menos de 4 veces por turno) sube escaleras cuatro o más veces por turno no se agacha de dos a nueve veces por hora: Semana 26
  • Cuando la embarazada permanece de pie de forma intermitente más de 30 minutos cada hora: Semana 30
  • Cuando la embarazada trabaja sentada o con actividad física ligera; es decir: levanta menos de 5kg de peso menos de 4 veces al día, sube escaleras menos de 4 veces por turno, se agacha menos de dos veces por hora o permanece de pie menos de 30 minutos por hora y menos de cuatro horas al día: Semana 37
  • En los casos de embarazo múltiple la baja se anticipará 2 o 3 semanas, dependiendo de cada caso.

No obstante, puedes ampliar información en este PDF realizado por la Sociedad Española de Ginecología y Ostetricida (SEGO).

Espero que todo esto lo puedas aplicar en tu día a día o si conoces a alguien que le pueda servir, coméntaselo o comparte este artículo.

Nos vemos en el siguiente post.